Entradas populares

viernes, 29 de abril de 2011

La estirpe Kelso


Walter A. Kelso, quien falleció en 1964, peleaba sus gallos con el nombre de partido (galpón) "Oleander", un tipo de flor de arbusto muy común en su hogar en la Isla de Galveston, Texas. En el apogeo de los legendarios castadores de gallos, Kelso era un inconformista y un disidente. Sus "Oleander" eran simplemente una sucesión de cruzas de grandes gallos de combate. Por ejemplo, cuando John Madigin murió en 1942, Kelso y Bill Japhet heredaron todos sus Clarets, giros Madigin y Texas Rangers. Casi cualquier criador hubiera intentado mantener al máximo dichas líneas puras, sin embargo Kelso escribió que "inmediatamente empecé a mezclar nuevas sangres en las gallinas Madigin".
 Kelso obtenía sus sementales de otros criadores después de verlos pelear, él se interesaba más en el rendimiento de determinado ejemplar que en el nombre de su estirpe. Kelso cruzaba el nuevo gallo con una hermana de sus mejores gallos en la cancha. Si la cruza era exitosa, le ponía más y más gallinas al semental. Sin embargo, dicho sistema producía muchas veces productos sin mayor valor y el semental era eliminado.
 De cualquier forma, ése fue el metodo usado para producir la familia de los Out-and-Out Kelso, que actualmente es la base de los mejores gallos ganadores de los palenques (coliseos) importantes. Los gallos son generalmente colorados pecho negro (de retinto a rojo claro) con patas amarillas o blancas y cresta pava o cresta recta. Durante los años 1947 a1953, una línea de gallos conocida como los Yankee Clippers, originada por E.W. Law y que consistía de la cruza de Clarets con Albanys, fue usada para la cruza con gallinas Kelso Out-and-Out, produciendo un sorprendente porcentaje de 85% de peleas ganadas durante esos seis años en todos los torneos de primer nivel. Y lo mismo con otras estirpes con las que Kelso experimentó, como los Typewriter, Butcher y Whitehackle.
 Por ello, cuando Walter Kelso dejó este mundo y sus aves se desperdigaron por gran parte de la Unión Americana, no todos sus lotes de crías tenían las mismas características. Así, podemos encontrar gran variedad de colores de plumaje, que van desde el pinto, el colorado (ajiseco) típico, el retinto (prieto) y tonalidades de los mismos, así como variedades de cabeza redonda y cabeza cuadrada. También podemos encontrar diversidad de color de patas, como amarillas y blancas (aunque también tenemos referencia, por parte de Johnnie Jumper, de gallinas Kelso patas azules).
 Esta diversidad se ha prestado para discusiones y controversias, ya que mucha gente asegura que el Kelso que posee es el auténtico y los demás son imitaciones, como se afirma de todas las líneas en general. No hay que olvidar que a lo largo de cuatro o cinco décadas se tiene que dar forzosamente un cambio influenciado por la genética misma y directamente por la mano o sensibilidad de cada criador. Por lo mismo, en determinados lugares predominaron y se perfeccionaron ciertos prototipos (como por ejemplo, en ciertas partes del estado de Texas, los Kelso retintos cabeza cuadrada y patas amarillas, o, en el sureste, algunos Kelso colorados cabeza redonda y patas blancas, etc.).
 De esta forma, así como predominaron y se perfeccionaron en las manos de los criadores modernos ciertos tipos de los Kelso, en otros lugares no tuvieron tanta suerte, por haber caído en manos no tan competentes y como consecuencia desaparecieron o se degeneraron a tal grado, que ya no tienen ningún valor. Se dice también que el auténtico gallo Kelso (por lo menos algunos de ellos) tiene la desventaja de no tener tanto fondo como, por ejemplo, los Hatch. En cambio, otras opiniones, que seguramente se refieren a grupos familiares diferentes, que emigraron a otra región de Estados Unidos, opina que son extremadamente finos.
 Por todo lo anterior expuesto, creo necesario advertir a los lectores que cuando vean o busquen un gallo Kelso, tengan la conciencia que pueden encontrarse con diferentes prototipos y múltiples variables tanto en el color, color de patas, tipo de cabeza y calidad combativa. De ahí que resulta fundamental revisar la procedencia de la familia en cuestión, así como su historia genética, en lo referente a sus récords y comportamiento durante la pelea en varias generaciones.
Por Lou Elliot

2 comentarios:

  1. exelente exelente amigos sigan asi hable de puro gallo americano eso si es bueno....mexican roosters is a copy

    ResponderEliminar
  2. Es buno saber el origen del gallo kelso

    ResponderEliminar